ESCRITURAS

Lo primero que conocí de Andrea Alzati fue una falta de ortografía: “quchillos”, en el título de su libro de poemas Todos mis quchillos. Esa transgresión sólo se percibía en la portada, porque en las páginas siguientes se volvía a la ortografía convencional. Me quedó dando vueltas el motivo de ese gesto, que no me parecía gratuito.

Tiempo después, en un grupo de Facebook dedicado a la escritura asémica encontré una serie de obras que me atraían mucho, y me alegró descubrir su nombre en ellas. Casi siempre llevaban por título “Escritura” seguido de distintos calificativos: “borrada”, “para aire”, “hacia el blanco”. Tras es título pareciera escucharse el eco de la conocida reivindicación de Mirtha Dermisache: “¡yo escribo!”, es decir, no son sólo dibujos o trazos al azar.

El paralelo con la artista argentina no es gratuito, ya que al igual que ella su escritura sugiere la diagramación de la hoja de un libro o un revista. Aquí, de hecho, pareciera esconderse una retícula que organiza más o menos regularmente las filas y columnas. Como en muchos otros escritores asémicos, aunque los signos no sean descifrables, sí se ofrece un sistema coherente y reconocible.

Si observamos con detención cada una de sus unidades mínimas, además, podemos observar que no se trata de letras que forman palabras separadas por espacios, sino que cada una de ellas se asemeja a un ideograma, con trazos gruesos y curvos y algunos más delgados. Nos desorientamos: no sabemos si leer hacia el lado o hacia abajo.

Al desprenderse de los paralelos fónico y referencial, esta escritura nos obliga a prestar atención a otros mensajes, que aquí parecieran esconderse en la energía que sostiene los trazos, en la velocidad y las detenciones que se reflejan en la cantidad de tinta absorbida por el papel. Y se forma en nuestras mentes, entonces, una escena en la que Andrea busca olvidar la escritura aprendida para emprender su propio lenguaje, en el que la palabra “cuchillo” se escribe “quchillo”.

Felipe Cussen.
https://www.felipecussen.net

ANDREA ALZATI

aalzati

(Guanajuato, 1989)

Poeta & artista visual. Estudió Literatura Latinoamericana en la Universidad Iberoamericana. Becaria del programa Jóvenes Creadores del FONCA en la disciplina de Poesía 2016-2017. Autora de los libros: Animal Doméstico, (México: Juan Malasuerte, 2017. España: Ediciones Liliputienses, 2020), Algo tan oscuro que no tiene nombre (México: Dharma Books & Publishing, 2018), y Todos mis quchillos (Valdivia: Komorebi Ediciones, 2019). Parte de su obra poética se ha traducido al inglés, noruego y sueco. Ha explorado diferentes técnicas como dibujo, foto, video, bordado, instalación, performance, entre otras. Desde 2016 trabaja la instalación y el performance utilizando principalmente rollos de papel higiénico. Desde 2020 ha trabajado la técnica del collage con papel de reúso de la década de los 40 recuperado de las notas universitarias de su abuela. Tiene un interés por la caligrafía, los motivos religiosos y sagrados y por la experiencia mística. Parte de su obra visual puede verse en su cuenta de Instagram @aalzati.

«Escritura a 4 manos»

2021. Medidas: 50 x 70 cm.
Acuarela sobre papel Tourchon
de 160 gr.

«Escritura para agua inclinada»

2021. Medidas: 50 x 35 cm.
Plumón de acrílico sobre papel
Fabriano.

«Escritura a 4 manos II»

2021. Medidas: 50 x 62 cm.
Acuarela sobre papel Tourchon
de 160 gr.

«Señales de humo I»

2021. Medidas: 21 x 15 cm.
Acuarela sobre papel algodón de 300 gr.

«Escritura para aire»

2021. Medidas: 50 x 70 cm.
Acuarela sobre papel Fabriano

«Señales de humo II»

2021. Medidas: 15 x 13 cm.
Acuarela sobre papel algodón de 300 gr.

«Escritura hacia lo blanco»

2021. Medidas: 50 x 70 cm.
Acuarela sobre papel Fabriano.

«Escritura borrada»

2021. Medidas: 30 x 21 cm.
Tinta sobre papel de borrador

«Escritura para la tierra»

2021. Medidas: 50 x 70 cm.
Acuarela sobre papel Fabriano

«Escritura vegetal»

2021. Medidas: 61 x 77 cm.
Acuarela sobre papel Tourchon de 300 gr.